Yo quiero tener un millón de amigos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

seguidores en Facebook

Encontrarse una página de Facebook con un millón de fans (o al menos unos cuantos miles) parece sinónimo de que empresa consagrada, atractiva, con muchos fanáticos de sus productos y servicios.  Pero, ¿es realmente así? ¿Todos esos likes son verdaderamente emitidos por consumidores comprometidos?

Desde el origen de las redes sociales, se ha propagado la idea de que el sinónimo de triunfo y, por lo tanto, el resultado positivo de un objetivo estratégico en las redes sociales es un número grandísimo de seguidores. Esto no es necesariamente cierto: tener un millón de fans, likes o retuits no son sinónimo indiscutido de triunfar. Lamentamos desilusionar a Roberto Carlos: tener un millón de amigos no siempre significa que están pendientes de ti y, literalmente, siguiéndote.

Imagen relacionada

¿Por qué el éxito de una fanpage no se mide en cantidad de fans?

La respuesta es bastante simple: tu marca debe enfocarse en seguidores de calidad, antes que en acumular una gran cantidad de seguidores “random”. La clave es tener en cuenta los intereses y el target de nuestra marca. No nos sirve de nada tener miles de seguidores adolescentes si nuestra empresa se dedica a la venta de servicios a otras empresas, por ejemplo.

Dar me gusta a una página no cuesta nada, es simple, es un clic. En lo que debemos ocupar nuestra mayor energía no es formar una comunidad grande, sino que esa comunidad realmente vea nuestros contenidos, interactúe con ellos, se mantenga fiel a nuestra propuesta.

¿Qué indica el éxito en una fanpage?

Ahora que ya sabemos que no todo lo que brilla es oro, debemos aceptarlo: no todos los fans merecen serlo. No es tan severo como parece, pero es importante discernir que no todos los fans están dentro de nuestro público objetivo.

Resultado de imagen para like social media gif

Los seguidores serán realmente “de calidad” si logramos visualizar sus acciones: ¿qué hacen luego de seguirnos? Tenemos que ver si interactúan más allá de darle Me Gusta a publicaciones, si comparten nuestros contenidos, si nos recomiendan. Y, sobre todo, si ese fanatismo virtual se materializa fuera de Facebook: si se convierten en clientes, en ventas y oportunidades de negocio.

La verdadera amistad hay que cuidarla

Para lograr esos resultados, la gestión de la marca debe dar mucho de sí. ¿Qué tan seguido actualiza sus publicaciones? ¿Da lugar para que sus seguidores comenten, opinen e incluso posteen en la página ellos mismos? ¿Les responde? Publicar cada tanto o demasiado seguido, no habilitar las publicaciones en las páginas o no responder ningún comentario pueden tener efectos negativos. Si las marcas quieren muchos amigos, deben saber ser buenas amigas primero.

Los fans deben sentirse involucrados, percibir que no son meros receptores pasivos de información. La gente debe hablar de la marca, compartir sus actualizaciones, y la mejor forma de que esto suceda es trabajar en publicaciones que les llamen la atención para que ellos puedan mantenerse activos.

El éxito también radica en el uso de varias redes sociales a la vez; y los contenidos en ellas deben estar relacionados a la marca y tener siempre en cuenta al consumidor. Por ejemplo, páginas que ofrecen descuentos o promociones son más propensas a tener fans activos.

 mean girls gretchen wieners good friends GIF

¿Seguís queriendo tener un millón de amigos, así sin más? La base de los buenos resultados siempre está en la estrategia: definir objetivos claros, qué queremos generar con nuestros seguidores, y sobre todo qué seguidores tenemos. Si logramos generar una amistad recíproca, cada uno de esos fans va a valer como un millón (y lograrás “así más fuerte poder cantar”).

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
Etiquetas: , ,
 

Sé el primero en comentar en “Yo quiero tener un millón de amigos”