Lo que las marcas pueden aprender de Michael Phelps, Usain Bolt y Simone Biles

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

Lo que podemos aprender de Biles, Simone y Phelps

Nadie que venga siguiendo estos Juegos Olímpicos permanece inmune al asombro mundial que despiertan el velocista Usain Bolt, el nadador Michael Phelps y la gimnasta Simone Biles. No solo son las estrellas indiscutidas de Rio 2016: muchos los consideran los mejores atletas en la historia de sus disciplinas.

Ver a estos olimpistas haciendo historia es, sin dudas, inspirador. Nos mueve a dar lo mejor de nosotros mismos, a creer en lo que hacemos (y, por qué no, a hacer un poco de ejercicio). Estos superhéroes olímpicos también nos dan lecciones muy interesantes a quienes trabajamos con marcas. Porque ellos son su propia marca, y así se mueven tanto en la competencia como en los medios y la publicidad. Son “El hombre más rápido del mundo, El Tiburón de Baltimore, “La mejor gimnasta de la historia”. Y es ese branding personal, más que sus récords olímpicos, lo que los convierten en inolvidables.

Simone Biles - Usain VBolt - Michael Phelps

Lo que las marcas podemos aprender de Phelps, Bolt y Biles

1) Enfocarse en la meta, no en la competencia

Michael Phelps - Lecciones para marketers

 

Los ganadores se enfocan en ganar, los perdedores se enfocan en los ganadores”, dice una popular frase. Esta impresionante foto de Phelps compitiendo en Rio la sintetiza a la perfección. Simone no piensa en cómo vencer a sus competidoras, sino en cómo ejecutar el salto con menos deducciones que en la competencia anterior. Sabe que, si se concentra en eso, el oro llegará solo. También las marcas deben enfocarse en brindar un producto cada vez mejor y superar sus propios resultados, en lugar de fijarse todo el tiempo qué hace la competencia.

 

 2) Para triunfar, hay que prepararse

PUMA bolt usain bolt usain puma training

Phelps no ganó el oro la primera vez que se tiró a la piscina, igual que Bolt no hizo un récord mundial en su primera carrera. Como afirma Biles, “uno hace su propia suerte. La hace en el entrenamiento“. El 99% de la vida del deportista es practicar, y cada acción –desde los ingredientes de la cena hasta la hora en que se levantan- está abocada a dar el máximo rendimiento en los segundos que dura la competencia.

Cuando gestionamos una marca, también debemos prepararnos: investigar el mercado, testear contenidos, analizar data, identificar audiencias, actualizarnos constantemente en las nuevas tendencias. Es ese training invisible el que determina la performance.

 

 

3) El valor de una buena historia

Más allá de su insuperable talento deportivo, Phelps, Biles y Bolt tienen un “star factor” innegable en el hecho de que son altamente relatables. Sus historias de superación personal son como para hacer una película. Michael tenía un déficit de atención y empezó a nadar para canalizar su energía. Simone fue adoptada por sus abuelos porque su madre adicta no podía cuidarla, y la descubrió su actual entrenadora a los seis años en un parque. Usain iba corriendo a la escuela para no llegar tarde, y en su primer encuentro internacional estaba tan ansioso que se puso los championes al revés (historia que tomó Gatorade para su exitosa publicidad).

 


El storytelling es crucial para que millones de fanáticos se identifiquen con cada uno de ellos. La lección: una marca puede vender el producto de mejor calidad, pero si no se cuenta a sí misma, si no logra despertar emoción, difícilmente conecte con su audiencia.

 

4) Mantenernos humanos

Frase de Phelps

Parte de esa identificación de los fans pasa por el hecho de que, aunque sus aptitudes son casi sobrehumanas, ellos no pierden su lado más humano. Todo Twitter se conmovió estos días cuando Simone conoció a su ídolo de la adolescencia, Zac Efron. Bolt ha confesado tener gran debilidad por la comida rápida. Y en un caso más extremo, cuando Phelps fue detenido por conducir alcoholizado, su actitud fue admitir su error, mostrar su vulnerabilidad y comprometerse al cambio. Fue esa humanización la que le permitió sortear la adversidad. Todos son excelentes ejemplos de cómo las marcas humanizadas son las que tienen más llegada en la audiencia.

phels-tuit

 

 

5) Un poco de diversión

simone-frase

Biles ha confesado que uno de sus secretos para superar los nervios de hacer un mortal en la viga de equilibrio delante de miles d personas, es que realmente se divierte cuando las luces se encienden. Mientras sus competidores están exhaustos, Bolt se regala un segundo para sonreír a las cámaras y bromear con su contrincante antes de ganar la clasificación.

Son los mejores del mundo, pero no se toman demasiado en serio a sí mismos. Si como marcas logramos divertirnos con nuestra comunicación, también nuestra comunidad se divertirá con nosotros y construiremos la confianza necesaria para una conexión exitosa.

 

6) Consistencia

¿Recuerdan la última vez que Usain salió segundo en una carrera? Nosotros tampoco,  porque ganó los 100 y 200 metros (más los relevos) en cada Juego Olímpico o Mundial desde Beijing 2008. Lo que hace grandiosos a estos atletas es que sus resultados no son casuales: una y otra vez dominan la competencia y dan lo mejor de sí.

También al gestionar las marcas debemos poner lo mejor de nosotros y procurar que cada contenido sea de primer nivel. Un posteo brillante y cinco mediocres no logrará apartarnos del resto.

 

7) Trabajar en equipo

Ninguno de ellos llegó al podio en soledad. Los tres tuvieron un entrenador que los alentó desde chicos, una familia que los apoyó, todo un equipo de especialistas trabajando junto a ellos. Y los tres saben lo que es competir en equipo, donde cada compañero contribuye al resultado final (incluso cuando esos compañeros son rivales históricos, como Phelps y Lotche).

La cooperación y la interdisciplina son el camino para alcanzar los mejores resultados en nuestra comunicación de marca, combinando especialistas en estrategia, contenido, medios, performance y tecnología como parte de un mismo team.

 

8) Ser nosotros mismos, siempre

simone-tuit

No soy la próxima Phelps o la nueva Usain Bolt. Soy la primera Simone Biles”, respondió la campeona de gimnasia cuando la compararon con las dos leyendas modernas del deporte. Más allá de su enorme fama, ninguno de ellos ha dejado de ser auténtico y de reflejar su personalidad.

 

Y esa autenticidad es, precisamente, lo que los ha llevado tan lejos. Así también, una marca ganadora es la que no imita a otras y traza sus propios patrones, siempre fiel a sí misma.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
 

One thought on “Lo que las marcas pueden aprender de Michael Phelps, Usain Bolt y Simone Biles

  1. gustavo correo

    Una marca , la que sea , para ser la mejor , debe trabajar años en construir una sólida base , primero querer ser líder , luego que ese pensamiento baje al personal , incorporarlo , comprometerse , y allí recién la marca empieza a posicionarse , solo el talento , el trabajo duro y primero aprender a perder para luego disfrutar y trabajar desde el éxito permiten ser los mejores. Ser el mejor te permite en un momento perder el camino , emborracharte y chocar , sanar y seguir , aprendiendo de ese golpe que solo los líderes se pueden permitir.

Add a comment