Cómo aumentar la productividad trabajando en digital

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

Quienes trabajamos en marketing digital sabemos que no todo el tiempo de nuestra jornada laboral estamos produciendo de forma creativa y motivada (quien diga lo contrario seguramente levantará una gran sospecha).  Pasar muchas horas en la oficina a veces hace que funcionemos más lento y de manera menos eficiente, sobre todo cuando tenemos un tipo de trabajo que implica atender más de una marca o red social al mismo tiempo.

portada

Bueno, tampoco se trata de pensar que somos máquinas que deberían estar todo el día produciendo; es claro que tenemos momentos de energía y motivación más altos y más bajos, pero incrementar nuestra productividad no tiene que ser necesariamente algo malo o exigente de más, sino una manera de trabajar mejor para llegar a más y mejores resultados. Por eso, hoy traemos algunos consejos para aumentar la productividad para quienes trabajan en digital.

 1) Alejarnos de las situaciones tóxicas

Hay situaciones o personas que simplemente nos absorben la energía. Para concentrarnos más en nuestro trabajo es importante identificar si hay algún vínculo que nos distrae (por ejemplo, un compañero con el que el 100% de las charlas derivan en otros temas), o alguna situación que nos desmotiva. De la misma forma, debemos ver si nuestro ambiente propicia la apreciación mutua, si hay comunicación y feedbacks y si contamos con apertura de oportunidades para el desarrollo profesional. Todos estos puntos son cruciales si queremos emprender un camino al aumento de productividad.

productividad-equipo

2) Proponer

Tener voz y ser escuchados en el entorno laboral siempre es algo muy motivador. Por eso no debemos tener miedo a la hora de proponer ideas en cuanto a creaciones y a poner sobre la mesa algunas propuestas de cambios que le quiten el tedio a la rutina. Y desde los roles con más jerarquía, es importante inspirar un ambiente de apertura y confianza para que todos se sientan parte.

3) Gestionar mejor el tiempo

 Al momento de elaborar un proyecto, la clave es el timing. Esto implica un seguimiento real del proyecto, una planificación con plazos precisos, definir prioridades e identificar rápidamente tanto las buenas prácticas como las desviaciones. Todo esto necesita de una constante revisión para eliminar errores con anticipación y mantener el foco en lo importante.

timing

4) Hacer descansos

El cerebro tiene un máximo de tiempo de atención selectiva. ¿Qué quiere decir? Que podemos estar hasta determinado tiempo concentrados en una cosa sin distraernos. Y esto no está mal, es natural. Por más que pensemos que pausar la actividad pausa a su vez la producción, esto no es necesariamente cierto. Levantarnos de la silla y estirar un poco las piernas, caminar unos minutos o cambiar de tarea momentáneamente, ayuda a no saturarnos y retomar trabajo con mayor claridad.

5) Ser ordenado

escritorio desordenado

Para quienes el desorden los acompaña donde quiera que vayan (como el caso de la imagen), es el momento de ponerse un poco de autodisciplina, por lo menos en el espacio laboral. Sin dudas, un escritorio ordenado (tanto de madera como  digital), con archivos y documentos fáciles de encontrar, ayudará a aumentar nuestra productividad, ya que perderemos mucho menos tiempo en encontrar lo que necesitamos. Por algo se dice que un ambiente limpio y ordenado es una mente limpia y ordenada.

6) Hidratarse

Tal vez no necesitemos decirlo, pero mantenernos hidratados durante el día nos ayuda a estar más activos, por eso no olvidemos llevar siempre una botella llena de agua con nosotros. Y aquí hablamos de simplemente agua, algo mucho más saludable que el café o las bebidas azucaradas.

7) Una pequeña ayuda de la tecnología

apps

Hoy en día también contamos con apps que nos pueden ayudar para aumentar nuestra productividad. Por ejemplo, Asana es una aplicación web y móvil que permite gestionar los proyectos. El grupo que esté realizando un proyecto tiene la posibilidad de generar debates, compartir documentos, chequear los pasos a seguir y las tareas completadas, y mil cosas más.

Y para agilizar los mensajes dentro de la empresa, podemos recurrir a un software más tradicional pero no menos útil como Skype, Yammer o Slack, que nos mantenga conectados todo el tiempo, en vez de mandar un correo general y esperar a que alguien lo vea y responda.

Si se trata de auto-gestión, existen varias apps de time-tracking (como Toggle o Timely) que ayudan a controlar cuánto tiempo nos lleva una tarea para planificar mejor nuestra productividad.

Y si querés combinar productividad con creatividad, te dejamos esta infografía con algunas actividades inspiradoras para encender la lamparita.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
 

Sé el primero en comentar en “Cómo aumentar la productividad trabajando en digital”